Manualidades divertidas para el verano

El verano ha llegado y con él las ansiadas vacaciones. Horas jugando, chapuzones, siestas sin reloj, encuentros con amigos y familiares… ¡hasta vamos a tener tiempo de aburrirnos! ¿Verdad?

Seguro que ya tenéis en mente un montón de planes para disfrutar en familia pero estaréis de acuerdo en que también hay que ingeniárselas para tener a los niños entretenidos porque sus pilas no se gastan nunca. Por eso hoy os propongo una manualidad súper fácil y genial para hacer con los niños y que seguro que les sorprende.

Además a más de uno le va a traer recuerdos, O ¿acaso no hacíais esto en el colegio cuando eráis pequeños?

Material necesario:

  1. Lápices de colores Alpino 
  2. Ceras Manley
  3. Cartulina blanca
  4. Palillos de madera

Como veis todo lo que necesitáis es muy fácil de localizar y es apto para todas las edades. Lo único con lo que tenéis que tener más cuidado es con los palillos que utilizaréis al final. Sobre todo con los niños más pequeños que se pueden pinchar y lastimar.

Salvo eso todos podréis participar en el proceso de vuestra obra de arte  ¿Empezamos?

Lo primero que tenéis que hacer es pintar la cartulina blanca con varios colores. Podéis hacer rayas, círculos, triángulos… la cuestión es llenar la hoja de colores ¡cuanta más variedad de colorido mejor!

Nuestra caja era de 24 colores pero podéis utilizar los colores que queráis incluso mezclarlos para conseguir distintas tonalidades o con rotuladores. Eso sí, paciencia porque os podéis entretener un buen rato.

De todas formas es muy relajante pintar de esa manera. Así que si queréis podéis ir pintando las cartulinas poco a poco en varios días. El resultado será mejor y de paso os habréis entretenido un buen rato.

Otra recomendación que os hago es que os hagáis separaciones en el dibujo antes de empezar a colorear. De esa manera podéis ir cogiendo color a color e ir rellenado espacios. En este círculos, en otro rayas, triángulos… Hasta que lo rellenéis por completo.

Aun así si no queréis ser tan perfeccionistas no pasa nada porque como veréis también quedará súper bien.

Bueno una vez tengamos nuestras cartulinas coloridas viene la parte preferida de los niños ¡la de pintar con cera negra Manley!

Como lo leéis. Ahora todo vuestro dibujo lo cubrís con cera negra. No  debe quedar ningún hueco de colores. Que ¿por qué? Pues porque ahora es cuando vamos a empezar a dibujar.

Cuando tengáis cubierta la cartulina de negro, y hayáis ayudado a los niños con las suyas, cogéis un palillo de madera y con la parte más estrecha empezáis a dibujar lo que más os apetezca.

¿Magia? No, lo que pasará es que quitaréis la cera con el palillo y quedarán a la vista los colores de abajo. Mola ¿eh?

También podéis pintar con otras ceras de colores Manley encima del negro. Eso os ayudará a complementar a vuestro dibujo con detalles como las sombras que les hice a las nubes de mi dibujo. ¿Os gusta?

Bueno espero que os animéis a probarlo en casa y, sobre todo, que disfrutéis de vuestros hijos.

¡Felices vacaciones a todos!